Nuestro equipo

Douglas Harker
Director de recreación adaptativa
Bio

Doug ha estado involucrado con Triumph Foundation desde sus inicios. Estaba allí haciendo snowboard con Andrew cuando se lastimó. Pasó muchos años ayudando a Andrew con su recuperación y ha sido voluntario desde el primer día con Triumph. En 2019, se abrió una oportunidad de trabajo, "Director de recreación adaptable" para la organización, encajaba perfectamente. Ahora, trabaja arduamente para elevar los eventos de recreación adaptativa y hacer crecer otros nuevos en todo el sur de California en un esfuerzo por expandir la programación a más personas con discapacidades y construir una comunidad más inclusiva. Cuando no está en el trabajo, disfruta pasar tiempo con su familia, entrenando a su sobrina y sobrino en sus deportes recreativos, golf, suciedad b ...

Doug ha estado involucrado con Triumph Foundation desde sus inicios. Estaba allí haciendo snowboard con Andrew cuando se lastimó. Pasó muchos años ayudando a Andrew con su recuperación y ha sido voluntario desde el primer día con Triumph. En 2019, se abrió una oportunidad de trabajo, "Director de recreación adaptable" para la organización, encajaba perfectamente. Ahora, trabaja arduamente para elevar los eventos de recreación adaptativa y hacer crecer otros nuevos en todo el sur de California en un esfuerzo por expandir la programación a más personas con discapacidades y construir una comunidad más inclusiva. Cuando no está en el trabajo, disfruta pasar tiempo con su familia, entrenando a su sobrina y sobrino en sus deportes recreativos, golf, andar en bicicleta de tierra y cualquier cosa relacionada con los deportes.

Walter Escamilla
Lead Ambassador, Equipment & Handcycling Technician
Bio

Mi nombre es Walter Sanchez y nací en El Salvador. Mi país atravesó una guerra civil que duró de 1980 a 1992. Esta guerra provocó la muerte de 75.000 personas y muchas personas inocentes fueron separadas de sus familias. Vivía fuera de la ciudad en un pueblo pequeño. Mi hermano menor y yo tuvimos una infancia normal y jugábamos fútbol, pero por la noche escuchaba disparos y helicópteros volando. Cuando tenía siete años, mi madre nos decía que nos metiéramos debajo del colchón y, a la mañana siguiente, de camino a la escuela, veía cadáveres tirados en el suelo. Los tres hermanos de mi mamá emigraron a Estados Unidos huyendo de la guerra en busca de una vida mejor. Tenía 12 años cuando mis tíos le dijeron a mi madre que se ocuparían de ...

Mi nombre es Walter Sanchez y nací en El Salvador. Mi país atravesó una guerra civil que duró de 1980 a 1992. Esta guerra provocó la muerte de 75.000 personas y muchas personas inocentes fueron separadas de sus familias. Vivía fuera de la ciudad en un pueblo pequeño. Mi hermano menor y yo tuvimos una infancia normal y jugábamos fútbol, pero por la noche escuchaba disparos y helicópteros volando. Cuando tenía siete años, mi madre nos decía que nos metiéramos debajo del colchón y, a la mañana siguiente, de camino a la escuela, veía cadáveres tirados en el suelo. Los tres hermanos de mi mamá emigraron a Estados Unidos huyendo de la guerra en busca de una vida mejor. Tenía 12 años cuando mis tíos le dijeron a mi madre que me cuidarían en Estados Unidos porque en El Salvador los militares reclutaban niños de hasta 13 años para ir a la guerra. No quería esa vida, así que emigré a Estados Unidos.

Fue en 1988 cuando llegué a Los Ángeles y estaba muy feliz de comenzar una nueva vida y aprender un nuevo idioma. Cuando era adolescente pasé por muchas cosas; Fui a Cleveland High School en Reseda, CA, pero me estaba metiendo en problemas y salía con la gente equivocada, así que mi tío decidió enviarme de regreso con mi madre en El Salvador. Realmente agradezco a mis tíos por enviarme de regreso, fue una lección difícil pero me hizo una mejor persona. Cuando tenía 15 años volví a la escuela y conseguí mi primer trabajo como mesero. Las propinas eran buenas porque había aprendido inglés y podía atender a los turistas. Cuando tenía 18 años y estaba en mi último año de secundaria, mi madre perdió su trabajo. Recuerdo lo preocupada que estaba y cómo lloraba porque había trabajado tan duro para su casa. En ese momento, le pedí a mi tío que me ayudara a regresar a Estados Unidos. Le dije a mi mamá que esta vez sería diferente, que trabajaría duro y que pagaría su casa. Regresé a Los Ángeles en 1993 y comencé a trabajar para American Sign Company como obrero de pintura y envío; y luego, dos años después, era mi propio contratista instalando letreros para empresas inmobiliarias. Para el año 2000, pagué la casa de mi madre y ayudé a mi hermano menor a venir a vivir aquí en Los Ángeles. Tenía el sueño de comprar una casa con mi esposa y en 2005 Dios nos bendijo con gemelas, todo iba perfectamente.

El 29 de diciembre de 2000, tuve un accidente automovilístico que cambió mi vida para siempre. Sufrí una lesión en la médula espinal que me dejó paralizado de cintura para abajo. Mi nivel de lesión es T11 -T12 parapléjico completo. Cuando estuve en el hospital después de mi cirugía, me dijeron que me trasladarían a rehabilitación y estaba feliz porque pensé que en rehabilitación podría volver a caminar. Quería ser independiente. Cuando estás en rehabilitación todo es accesible y tienes un gran equipo de fisioterapeutas y médicos, sin embargo cuando vas a casa la realidad te golpea. Allí estaba yo en mi nuevo juego de ruedas ... mi silla de ruedas. Estaba tan miserable que quería morir. Tenía el apoyo de mi familia, pero por la noche solía soñar que caminaba y no quería despertarme del sueño. Por esa época, mi esposa me pidió el divorcio. No la culpo porque no era yo mismo, estaba amargado y el Walter que ella sabía se había ido.

Me tomó dos años aceptar mi nueva vida. Compré un auto y obtuve controles manuales. Vendía autos para mis amigos y luego compraba y vendía también, tenía un servicio de manitas y un servicio de limpieza, y poco a poco fui saliendo de la depresión. Mis hijas siempre han sido mi razón para vivir y quería que vieran que su papá siempre estaría ahí para ellas. Mis gemelos nunca dirán que no fuimos a ningún lado porque su papá está en silla de ruedas; por otro lado dicen que mi papá está en silla de ruedas y ¡vamos a todas partes!

En 2012 conocí a la chica más hermosa a la que no le importaba que yo estuviera en silla de ruedas; vio a Walter y no a mi silla de ruedas. Le pedí que fuera conmigo al cine y me dijo que sí. Empezamos a salir y íbamos a todas partes. La llevé a ella ya mis gemelos a Universal Studios, Sea World, Disneyland; mi vida volvió a ser normal.

En agosto de 2015 fui a mi primer evento de ciclismo a mano. Las redes sociales fueron un factor importante, ya que veía fotos de chicos y chicas practicando deportes de adaptación y, como solía andar en bicicleta por diversión, fui a probar el ciclismo manual con Triumph Foundation. Recuerdo esto como si fuera ayer. Andrew le pidió a Steve que me subiera a una bicicleta vertical, ¡oh, me sentía como un niño! Estaba tomando fotos, y desde ese momento se abrió un mundo completamente nuevo para mí. Andrew me contó de qué se trata Triumph Foundation, ayudar a personas como yo a triunfar sobre la discapacidad y desde ese día participé en todos sus eventos: grupos de apoyo, estableciendo contactos con otros como yo y conociendo a tantos nuevos amigos.

Gracias a Triumph Foundation probé casi todos los deportes adaptativos: esquí acuático, esquí en la nieve, béisbol Over the Line (uno de mis favoritos), rugby en silla de ruedas, etc. Pero lo que más me gusta es conocer gente recién lesionada porque me recuerda cómo perdido estaba en depresión, sin querer salir y vivir la vida.

En 2016 le pedí a mi novia que se casara conmigo y ella dijo que sí. Nos casamos en noviembre de 2016 y mi vida es buena porque ella está en ella. Comencé a trabajar a tiempo parcial con Triumph Foundation como embajadora, y eso me condujo a otras oportunidades, como ayudar con los deportes adaptados. Durante los últimos dos años he dirigido Over the Line en el Festival de Deportes en Silla de Ruedas que se lleva a cabo en la primavera. Dirijo mi propio grupo de apoyo en Antelope Valley y también ayudo a otros grupos. Ejecuto el programa de préstamo de sillas de ruedas y mantengo nuestras bicicletas de mano y sillas de ruedas de rugby. Me encanta compartir el deporte del ciclismo de mano con otros y ahora trabajo con el programa de ciclismo de mano de Triumph. Salgo a la comunidad para conseguir patrocinadores para nuestros eventos. Me encanta ayudar a otros a triunfar sobre su discapacidad. Me gusta decir que no soy discapacitado ¡SÓLO HAGO COSAS DIFERENTES! Andrew dice: "Somos el club al que nadie quiere unirse, pero una vez que estás dentro, ¡eres familia!" y estoy orgulloso de ser parte de esta familia.

 

Randi Wyatt-Billings
Coordinador de eventos y voluntariado

Siempre me han interesado los servicios humanos y me apasiona estar con la gente, incluso a una edad muy temprana. Cuando surgió la oportunidad de trabajar para la Fundación Triumph, aproveché la oportunidad de sumergirme en algo de lo que no sabía nada, excepto que era trabajar con personas. Disfruto de la capacidad cada vez mayor de aprender cosas nuevas, de trabajar junto a personas que se han convertido en una familia y de estar constantemente inspirado por quienes me rodean. Soy madre de dos niños pequeños y enérgicos y tres bebés peludos. Debido a mi trabajo con la Fundación Triumph, soy una de esas personas afortunadas que llegan a "amar su trabajo".

Siempre me han interesado los servicios humanos y me apasiona estar con la gente, incluso a una edad muy temprana. Cuando surgió la oportunidad de trabajar para la Fundación Triumph, aproveché la oportunidad de sumergirme en algo de lo que no sabía nada, excepto que era trabajar con personas. Disfruto de la capacidad cada vez mayor de aprender cosas nuevas, de trabajar junto a personas que se han convertido en una familia y de estar constantemente inspirado por quienes me rodean. Soy madre de dos niños pequeños y enérgicos y tres bebés peludos. Debido a mi trabajo con la Fundación Triumph, soy una de esas personas afortunadas que llegan a "amar su trabajo".

Terina Sprague
Gerente de Redes Sociales, Embajador
Bio

Me lesioné en un accidente de motocicleta a la edad de 8 años con mi padre, lo que resultó en una lesión completa de la médula espinal T4. Desde muy joven siempre me mantuve activo en una variedad de deportes adaptativos; esquí en la nieve, esquí acuático y ciclismo a mano. Me presentaron a Triumph Foundation en 2013 en la Abilities Expo, casi al mismo tiempo que recientemente había dejado de trabajar a tiempo completo para una empresa de construcción familiar. Sabía que tenía que seguir siendo productivo y decidí involucrarme más con la comunidad de SCI. Gradualmente me involucré más con Triumph; asistiendo a su grupo Inland Empire SCI Life Series, clínicas de ciclismo de mano y festivales deportivos anuales. En el medio de ...

Me lesioné en un accidente de motocicleta a la edad de 8 años con mi padre, lo que resultó en una lesión completa de la médula espinal T4. Desde muy joven siempre me mantuve activo en una variedad de deportes adaptativos; esquí en la nieve, esquí acuático y ciclismo a mano. Me presentaron a Triumph Foundation en 2013 en la Abilities Expo, casi al mismo tiempo que recientemente había dejado de trabajar a tiempo completo para una empresa de construcción familiar. Sabía que tenía que seguir siendo productivo y decidí involucrarme más con la comunidad de SCI. Gradualmente me involucré más con Triumph; asistiendo a su grupo Inland Empire SCI Life Series, clínicas de ciclismo de mano y festivales deportivos anuales. A mediados de 2017 comencé a ayudar más con las operaciones detrás de escena de Triumph; responder correos electrónicos de consultas, administrar las redes sociales, el sitio web, el blog de Triumphs y cualquier otra tarea que fuera necesaria. Estoy agradecido de ser parte de un equipo tan increíble, #TriumphFamily.

Fred Martin
Director de Desarrollo

Escuché por primera vez de Triumph cuando trabajaba en el Departamento de Desarrollo de Children's Hunger Fund en Sylmar. Andrew vino a ver nuestra operación y aprender cómo llevar Triumph al siguiente nivel de crecimiento organizacional. Nos llevamos bien inmediatamente. Poco después de eso, ambos nos dimos cuenta de que Andrew había visitado a mi papá en el hospital después de su propia lesión en la médula espinal. Rápidamente nos unimos a la necesidad de que las personas se conecten con los recién lesionados y atiendan a los que no tienen esperanza. Hoy, ayudo a Andrew a conectarse con donantes, patrocinadores y fundaciones para solicitar sus donaciones para apoyar la misión.

Escuché por primera vez de Triumph cuando trabajaba en el Departamento de Desarrollo de Children's Hunger Fund en Sylmar. Andrew vino a ver nuestra operación y aprender cómo llevar Triumph al siguiente nivel de crecimiento organizacional. Nos llevamos bien inmediatamente. Poco después de eso, ambos nos dimos cuenta de que Andrew había visitado a mi papá en el hospital después de su propia lesión en la médula espinal. Rápidamente nos unimos a la necesidad de que las personas se conecten con los recién lesionados y atiendan a los que no tienen esperanza. Hoy, ayudo a Andrew a conectarse con donantes, patrocinadores y fundaciones para solicitar sus donaciones para apoyar la misión.